sábado, 19 de noviembre de 2016

Donald Trump y el eneagrama


Resulta significativo ver cómo el modelo americano del eneagrama coloca al actual Presidente de los EE.UU. como un rasgo 8, cuando según creo, es un 2 social, orgulloso y en búsqueda constante de aprobación.
El 2 está muy relacionado con el rasgo 8. El orgulloso 2 suele funcionar de esta forma: ante un impulso, que está condicionado por la emoción, se va a la acción del 8 sin pararse mucho a reflexionar sobre las consecuencias de sus actos y tampoco sin entrar a conectar seriamente con sus sentimientos.
Donald Trump fue un niño mimado criado en un ambiente elitista con una fuerte ambición. Si miramos las fotos suyas de pequeño, no vemos a un tirano 8 luchando a brazo partido por salir adelante en un mundo cruel, sino más bien a un elitista que lo ha tenido muy fácil y que ha de demostrar a su padre que se merece llevar su apellido y que va a ser más que él.
Claro que a Trump le conviene que todos piensen que es un tirano 8, fuerte y despiadado, cuando en realidad es un orgulloso, empático con la población más desfavorecida, y a la que seduce con proclamas simples pero emocionales. Esta población no se da cuenta que
Trump representa la oligarquía que los ha desheredado, más que el salvador que les va a devolver el trabajo. En estas fotos, vemos un chico atractivo, narcisista, reclamando atención y deseando triunfar, muy alejado de un rasgo 8, peleón, bravucón o tirano.

Para entendernos, Stalin, Fidel Castro, Sadam Hussein, Chávez, eran políticos 8. Alejandro Magno o Napoleón eran políticos 2.
La peculiaridad del 2 es que se infla como un pavo y se sobrevende; para seducir, ofrece más de lo que puede cumplir. La peculiaridad del 8 es que va a su bola, tiene sus propias reglas y el mundo ahí fuera le importa muy poco.
Desde luego, determinar qué rasgo tiene una persona es un juicio y como tal debe ser tratado. 

Estos 3 videos de Trump dejan entrever ese rasgo 2 social: Antes que nada, infla su propia imagen y al mismo tiempo, infla la imagen de esos EE.UU., que no es América, para conectar con un ejército de desheredados que aún piensa que Dios ha puesto ahí a los EE.UU. para dominar el mundo; su empatía hacia gente necesitada le ha permitido medrar, utilizándolos como trampolín para lo suyo. Desdeña el trabajo de gestión que delega en gente muy cercana. Tambien necesita rodearse de mujeres atractivas que le sirven para presentarse como un exitoso macho alfa. En general hay mucha necesidad de ser reconocido por las figuras de poder y mucha ambición para alguien que se ve a sí mismo como un príncipe, alguien especial capaz de mirar a Dios a la cara sin bajar la cabeza (los videos se pueden ver en un PC, algunos móviles no los reproducen).
  video



video




video


Salu2
Antonio Diaz Deus

lunes, 29 de agosto de 2016

El cambio: transiciones, ruptura y absorciones. Segunda parte


En mi anterior artículo, mencionaba las diferencias entre una ruptura (una revolución), una transición (de la dictadura a la democracia, en España), o una absorción (cuando una empresa compra a otra).  
Resaltaba que para poder transitar a un futuro más funcional, sin entrar en ruptura,  se ha de reconocer el pasado y respetarlo, sabiendo mirar a los que han llegado antes y lo que han logrado.
Pudiera parecer que de esta forma estamos atados al pasado, sin posibilidad de cambio real, condenados a vagar por las disfuncionalidades del sistema antiguo con poca capacidad de reacción.
Esto es así en la mayoría de los casos, los seres humanos vivimos anclados víctimas de nuestras creencias y valores a los que adoramos en silencio, incapaces de vislumbrar las cadenas que nos atan al dolor y a la infelicidad.
¿Es posible  transitar a un futuro mejor, respetando los que han venido antes, y rompiendo muchos de los paradigmas que actualmente causan las disfuncionalidades del sistema? La respuesta es que sí, pero hemos de trabajar en otro nivel de conciencia.
Por poner un ejemplo real y anclarnos a la realidad. En España vivimos aún las consecuencias de una guerra fratricida,: los partidos políticos y/o sus votantes aún se siguen alineando, unos con los vencedores y otros con los vencidos, condenados de por vida a mantener un enfrentamiento que los muertos hace ya tiempo que olvidaron, y que solo las pasiones humanas son capaces de mantener.
Trascender este estado de enfrentamiento no es fácil. Intentaré mencionar las dificultades principales, y cómo ir más allá
Liderazgo disfuncional. Muchas personas se sienten leales a una ideología, a un ancestro muerto en la guerra, a un concepto de realidad, a una quimera, al dinero o a la importancia personal y siguen este constructo sin darse cuenta de las cadenas que los atan, sin percibir que son esclavos de esa idea, de ese ancestro, de ese concepto de la realidad. No son capaces de pensar y de razonar por sí mismos, viven de ideas prestadas, de emociones adoptadas, una existencia predecible y aburrida.
Lealtades de grupo. Las personas individuales tendemos a vivir en sociedad y a ser leales a la sociedad en la que vivimos.  No hace falta irse a la Alemania de Hitler para ilústralo; tenemos multitud de ejemplos hoy en día que nos muestran nuestra necesidad de aglutinarnos en torno a creencias y valores comunes: grupos religiosos, banderas, idiomas, razas, sectas o incluso equipos de fútbol.
Desconexión con la propia instintividad. Vivimos alejados de la naturaleza, hemos olvidado que la Tierra es nuestro hogar y que le debemos respeto. Preferimos sentirnos dominadores y propietarios de la Tierra antes que sus hijos. Nuestro castigo consiste en vivir vidas vacías, sin conexión real con la vida, confundiendo el hedonismo con el placer y el marketing con la realidad de las cosas. Le damos una posición subordinada a las mujeres, auténticas hijas de la Tierra y creadoras de vida, y les hurtamos su dignidad.
SI queremos hacer una transición a un sistema más funcional, hemos de trabajar en otro nivel de conciencia: más allá de seguir a una idea, a una persona, a una ideología, al narcisismo o al lucro, hemos de ser capaces de liderarnos a mostros mismos. Hemos de ser capaces de trascender los juicios de nuestros grupos de referencia e ir más allá y hemos de ser capaces de vivir en conexión con nuestros instintos.

En un tercer artículo profundizaré en estas tres áreas.

domingo, 24 de julio de 2016

El cambio: transiciones, ruptura y absorciones.


Cuando hablamos de cambiar, solemos visualizar una imagen de lo que queremos, un futuro posible y que encaje con nuestras expectativas, anhelos, necesidades, valores e ideales.
Esta visión puede o no encajar con la realidad. Si la opción que queremos encaja en nuestra realidad hablamos de una transición, si no encaja hablamos de ruptura. Otra posibilidad es que otro sistema absorba mi propio sistema y asuma los nuevos valores y estructuras.

Para entenderlo, podemos imaginar un matrimonio que se quiere divorciar. Si no tienen hijos, se pueden divorciar estableciendo una ruptura, ya que no tienen intereses comunes a largo plazo. Si tienen hijos en común, han de establecer una transición y si uno de ellos se casa con otra pareja que ya tiene ya hijos de un matrimonio anterior, es una absorción. Así de simple.Vamos a mirar estas tres opciones.

Algunas ideas en relación a una transición:


  • Los que han venido antes han de ser respetados. Cuando entras en un sistema, es bueno mirar con respeto los que han estado antes, incluso si lo que han hecho no te ha gustado. es claro que estaban ahí y es claro que es un pecado de arrogancia descalificar TODO lo que el anterior ha hecho.
  • El nuevo sistema que se implante sólo tendrá fuerza si respeta el sistema antiguo, en estas circunstancias pasará a existir un futuro posible.
  • El futuro que se quiera construir no puede ser un producto de una idea, de un ideal. El futuro emergente ha de estar contenido en el mismo presente. Así no todos los futuros son posibles, solo aquellos que están incluidos en el propio sistema como futuros posibles.
  • Si con estas premisas analizamos los cambios de la historia, podemos arrojar luz sobre lo que ha pasado y cómo ha pasado. Por ejemplo, en España hubo un cambio pacífico de la dictadura a la democracia y aunque las Cortes franquistas se disolvieron, la estructura del franquismo quedó instalada en muchas de sus instituciones, políticas, judiciales, económicas, laborales... No se hubiera podido romper con todo, había que reconocer el trabajo de los que habían estado antes, no solo políticos, sino trabajadores, organizaciones...
  • Si pensamos en una ruptura, podemos pensar en la Revolución Francesa o en la revolución rusa o en la China de Mao. Un sistema se desmorona y otro ocupa su lugar. Se genera mucho caos y emerge un nuevo sistema; existe un salto al vacío que es desestabilizador. No sabes cómo va a ser el nuevo sistema, pero está claro que existe un derrumbe antes de que emerja lo nuevo.



SI pensamos en la absorción, tenemos muchos más ejemplos. Alemania quedó destrozada tras su derrota en la 2ª Guerra Mundial, fue troceada y repartida a los ganadores que impusieron sus reglas. Japón también. Esto es una rendición donde el ganador impone su sistema al perdedor, esta es una opción. Se rompe con el pasado pero existe una dominación de un sistema sobre otro.Otra absorción más reciente fué la Alemania Occidental sobre la Alemania comunista.
Hay muchos mas ejemplos de esto. Los colonos que llegan a América tumbaron el sistema que había y crearon otro, Julio César, Napoleón o Alejandro Magno imponían su propio sistema allí donde iban.
Cuando una organización compra otra ocurre esto que he mencionado, un sistema se impone al otro, las personas de un sistema pasan a dominar el otro y no suele haber mucha sobrevivencia del sistema antiguo.
Ahora nos encontramos con muchas necesidades de cambio, un sistema educativo desastroso, la política no responde a las necesidades de los ciudadanos,  la contaminación global está acabando con el planeta, una oligarquía financiera al servicio del lucro, una crisis de valores y de espiritualidad nunca conocida hasta nuestros días..., la lista es larga.
La cuestión es: ¿qué queremos, transición, ruptura o absorción. Absorbidos, ya estamos,  en la era de la globalización el sistema que gestiona el mundo está fuera del alcance de sus ciudadanos, tenemos un sistema impuesto aunque no tenemos claro quién lo ha impuesto. Por otra parte, hay quien opina que si no hacemos nada, el sistema actual se acabará derrumbando y que esto con el tiempo generará un nuevo sistema.
Ante todo esto solo caben dos enfoques, o cambio y transición o destrucción. Los cambios son complicados, ya que son lentos y requieren de mucho esfuerzo. La destrucción genera caos y no propone sistemas alternativos.
Esta es la polaridad. Este es el dilema. Lo que no tiene pase es que amagues con la ruptura y te aproveches del sistema. Por ejemplo, la actual situación política en España, hay mucha gente que amaga con la ruptura pero no es ruptura, es simple y llanamente, transición. Nacionalismos, anti sistema, republicanos, extrema derecha, extrema izquierda.... Todos han de tener claro que han de respetar lo que estaba antes para poder transitar a otra cosa. Si no lo haces así, nunca cambiarás nada. Te quedarás divagando en lo que pudo ser y nunca será.
Puedo ser republicano y querer que el Rey se marche pero lo hago desde el respeto y el reconocimiento, puedo ser nacionalista y querer tener una nación independiente de España pero lo he de hacer desde el respeto y el reconocimiento, puedo pretender cambiar las cosas y eliminar los lobbies de los partidos políticos y sus mafias pero lo he de hacer desde el respeto y el reconocimiento a lo que han hecho, mucho o poco, mal o bien. Ahí está la clave de las transiciones.

Así pues, un poco de respeto para todos. Todos los cambios son posibles, las rupturas también pero tengamos claro dónde estamos y donde queremos ir y mantengámonos cerca de la realidad.
Antonio Diaz Deus

sábado, 23 de julio de 2016

Retratos del Eneagrama: Máscara 3 sexual: Marilyn Monroe.


El gran Truman Capote menciona en su libro "Música para camaleones", un encuentro con Marilyn Monroe, máscara 3 sexual, muy femenina. No tiene desperdicio y retrata a la perfeccción esta máscara tan enfocada en la mirada exterior.
Aunque hay quien duda que Marilyn fuera realmente una máscara 3 sexual en la vida real, yo prefiero centrarme en la imagen que daba, sus películas, entrevistas, fotos... Todo lo que sabemos de ella encaja a la perfección en esta máscara. El fragmento que adjunto también.  Hay veces en que el personaje trasciende a la persona.

martes, 14 de junio de 2016

La corrupción y el espíritu de servicio


Hace poco, le escuché decir a Bert Helllinger en un taller de Constelaciones Familiares, que los corruptos se sentían en deuda, y que por eso robaban.
Es interesante observar la actualidad política desde este prisma, así si Bárcenas, Pujol, Urgandarín, Manuel Chavez o cualquier otro roban lo hacen porque sienten que se lo merecen. Creo recordar que Marta Ferrusola, mujer de Pujol, estaba indignada con la persecución que habían sometido a su familia, aduciendo que "habían hecho mucho por Catalunya". Es evidente que Bárcenas, Urgandarín o cualquier otro son solo reflejo de un sistema corrupto donde ellos sienten que están al servicio de algo más grande que ellos, ya sea el PP, la Monarquía, CiU, Catalunya ó Andalucía.
Ese mismo sistema se defiende cuando es cuestionado y acaba buscando cabezas de turco para que todo siga igual.
Así pues, dejemos de culpar a las cabezas de turco y miremos donde hay que mirar. Esas cabezas de turco se sienten en deuda y sienten que si roban un poquito para ellos solo están cobrando por sus servicios.
Robert K. Greenleaf escribió hace más de 25 años el libro "Servant Leadership" donde defendía que los líderes debían estar al servicio de sus subordinados. Este modelo es de aplicación especial a las organizaciones, así si el jefe se pone al servicio de sus subordinados, la efectividad de su gente aumenta espectacularmente y todos ganan, el capital, la gente y el mercado.
Si aplicamos este principio al mundo político no vemos muchos líderes que estén al servicio de la gente, del pueblo, de las personas. Vemos líderes que están al servicio de los cuadros de su partido para colocar a su gente. Vemos líderes que quieren el poder para sus amigos. Vemos líderes que están al servicio de una ideología, de una oligarquía que les paga la campaña pero no hay muchos líderes que estén al servicio de la gente, me duele decirlo pero así es.
No vemos sindicatos al servicio de los trabajadores, no vemos banqueros al servicio de los clientes, no vemos funcionarios al servicio de los ciudadanos, quizá algún alcalde aquí o allá está al servicio de la ciudad, pero en general, se ven muchos políticos y personas al servicio de una idea, un partido político, un Banco, una oligarquía, un capital o lo que es peor, de su propio trasero.
Así, la corrupción y los chivos expiatorios seguirán existiendo, con Pablo Iglesias, con Rajoy, con Albert Rivera o con Pedro Sánchez, no veo diferencias.
Las diferencias vendrán cuando los políticos sientan de verdad que están al servicio, desde lo más profundo de su Alma, y eso significa mucho trabajo personal, mucho desprendimiento y mucha virtud. Eso significa que nos gobiernen los mejores de nosotros, los más virtuosos.Esto es complicado ya que los virtuosos no llegan a ser promocionados. El sistema en el que vivimos suele promover  a quienes son fieles soldados de sus principios, quienes tienen una ambición desmedida, a los más competitivos, duros e insensibles, a quienes están más al servicio de sí mismos que de la Comunidad a la que pretenden representar y aquí no veo muchas excepciones. El espíritu de servicio no es un valor muy en boga actualmente. 
Así pues, antes de juzgar a los demás, antes de criticar con ligereza, antes de tachar de "corruptos" a las cabezas de turco del sistema mirémonos a nosotros y preguntémonos: ¿a quíen sirvo?: ¿a mí mism@? ¿a una idea? ¿al dinero? ¿a la sobrevivencia? ¿a mi familia?.....
Salu2.

Antonio Diaz Deus

jueves, 26 de mayo de 2016

La búsqueda de la felicidad y la coherencia


Se habla mucho de felicidad y poco de coherencia. Tenemos más o menos claro qué es la felicidad pero ¿sabemos qué es la coherencia?
La coherencia es femenina, y según el diccionario es "la relación lógica entre dos cosas o entre las partes o elementos de algo de modo que no se produce contradicción ni oposición entre ellas".
Quiero mostrar cómo la coherencia está relacionada con la felicidad y cómo estamos muy alejados de ser felices precisamente por esta aparente falta de coherencia.
En el Neolítico, las sociedades tribales eran coherentes, vivían de la tierra y eran cazadores recolectores. Estas sociedades cambiaron con la lucha por los recursos y evolucionaron con la conquista de unos pueblos sobre otros.
Aquí  la coherencia se entiende como la explotación y la jerarquía de unas personas sobre otras para garantizarse el dominio en las sociedades y naciones emergentes.
Así pasamos por los grandes imperios, Egipto, Babilonia, Grecia, Roma..., y más tarde las ciudades feudales que dan paso al renacimiento y de ahí al nacimiento de los Imperios.

Todas estas sociedades tenían un punto en común: una estructura piramidal de la sociedad donde los de arriba - que tienen el control de los recursos y la riqueza - viven a expensas de los de abajo.
Es claro que, por poner un ejemplo, cuando los Reyes Católicos emprenden la conquista de América, lo hacen siguiendo  el estilo de la época: con la bandera de la religión buscan el control de los recursos de otros pueblos..
Así la coherencia estaba en el dominio sobre otros pueblos, lo secundario era la evangelización de los infieles o convertir a los indígenas en hijos de Dios.. La riqueza garantizaba el dominio y el dominio garantizaba el control. Lo que no está tan claro es que el control asegurara la felicidad.
Hoy en día no han cambiado mucho las cosas. Así nos encontramos que la evangelización se llama a menudo democracia y esta coherencia que nos ha acompañado desde el Neolítico sigue existiendo, aunque la inmensa mayoría todavía sigue creyendo que hay un cielo y un infierno y que es mejor estar del lado de los buenos.
Desafortunadamente, esta creencia, de nuevo, tampoco trae la felicidad. Me explico.
Siguen existiendo dominados y dominadores, seguimos con el mismo modelo desde hace cientos de años, solo que ahora el dominio se asienta en la nueva religión: la democracia. A veces veo a los políticos como los curas de antaño, arengando a los fieles desde su púlpito, que ahora es la televisión, y buscando los votos de los feligreses para poder medrar a su antojo; a menudo, siguiendo los dictados de quien está más arriba que ellos en la pirámide social. Quien no sigue este modelo de pensamiento, acaba en la hoguera.

Es paradójico observar como en los EE.UU., solo sale elegido Presidente aquél que deciden las élites de los partidos demócrata o republicano, pero los EE.UU. preconizan la bandera de la democracia allá donde van. ¿Cómo podemos encontrar la coherencia en este mensaje aparentemente inocuo a no  ser por el ansia de control y de dominio de unos pueblos sobre otros o de una oligarquía sobre el resto de la sociedad?
Así podemos mirar las aparentes incoherencias del mundo actual buscando la coherencia intrínseca. Por ejemplo, es chocante ver cómo se combate a las drogas en sus plantaciones de origen - la coca en Colombia o el opio en Afganistán por poner dos ejemplos claros - pero no se combate en los sitios de consumo.  Sin embargo, se combate el uso de las armas en los sitios de consumo (Siria, Irak, Afganistán, Somalia, Libia, Yemen...) pero no se combate en donde se fabrican.
Puedo llegar a estar de acuerdo con que "la droga mata" pero no dudo que una pistola mata mucho más rápidamente.Es un poco hipócrita defender la venta libre de fusiles de asalto pero sin embargo no te puedes fumar un porro de cannabis. Es absurdo.

Miles de agricultores sufren en silencio la quema de sus cultivos de droga mientras unos cuantos fabricantes de armas viven a gusto con sus ganancias. Esto se podría ver como una incoherencia; sin embargo, es claro que lo que está detrás, de nuevo, es el dominio y el control sobre los recursos y las ganancias, no los valores ni las buenas palabras ni por supuesto la democracia.
Esto es lo que hay, es la realidad mostrada de forma descarnada, quien quiera creer fantasías se está alejando de la coherencia y por supuesto de la felicidad.
La felicidad viene cuando eres coherente contigo mismo, como dijo Virginia Satir, cuando estas alineado en lo que piensas, lo que sientes y lo que deseas y esto solo es posible si miras de frente a la realidad y buscas tus propias respuestas a tus propios problemas.
La coherencia comienza con tomar conciencia de lo que pasa, no con creerte historias de buenos y malos. Una vez que tomas conciencia de ti, descubres tus patrones de dominación que te impiden ser feliz, tus trampas que al igual que en el mundo exterior, también están en tu mundo interior. Quizá no puedas hacer nada por los anhelos de dominación de unos pueblos sobre otros pero seguro que sí puedes hacerlo por tí y por tu coherencia interior.
Este es el Camino de la felicidad, aunque también puedes atiborrarte de drogas, ideas prestadas, psicología positiva o similar.

Seguro que algún mexicano diría que todo esto no son sino pendejadas., aunque como le escuché decir una vez a un amigo: más vale una pregunta pendeja que un pendejo que no pregunta.

Salu2

Antonio Diaz Deus

domingo, 31 de enero de 2016

Cómo alcanzar la sabiduría en el día a día.



Tradicionalmente, la búsqueda espiritual ha estado asociada a la vida contemplativa. Hoy en día ya no es así y podemos indagar en la búsqueda de lo sagrado, el Camino del Héroe del que hablaba Campbell, en el día a día con nuestro prójimo, con nuestra familia, pareja, hijos y personas cercanas.


Estas sabias palabras de Claudio Naranjo relacionadas con la búsqueda de la sabiduría, definen qué hacer en el día a día para estar en contacto con lo Sagrado desde lo cotidiano. La vida contemplativa sirve para construir el andamiaje sobre el que vivimos nuestra vida, no es un fin en sí mismo.



viernes, 29 de enero de 2016

Entrevista "El coaching impacta en el beneficio de las empresas"


Periódico  "Mercado de Dinero" Julio 2015


Pregunta.- ¿Cómo contribuye el ‘coaching’ al crecimiento profesional de los directivos? Respuesta.-  Un directivo necesita a menudo de ‘un espejo’ que le acompañe en sus retos profesionales. El ‘coaching’ es una profesión de acompañamiento que permite al directivo asumir proyectos y tareas que por sí mismo no hubiera sido capaz. El ‘coach’ no necesita ser un experto en las áreas de trabajo del directivo ya que no se trata que le de soluciones, sino de acompañarle en su búsqueda de soluciones.