domingo, 7 de abril de 2019

De las culpas y las disculpas. España y América. Hispanismo.


Resultado de imagen de la culpa









Cuando alguien siente culpa, tiene que ver con el daño que ha causado, así se busca a menudo a quien poder culpabilizar para responsabilizar a otros y no cargar con la culpa, que se hace a menudo muy pesada.

Inglaterra, históricamente gran competidora de España y Portugal en esto de las conquistas y las colonias, lo tenía muy claro. Promocionaron una leyenda negra culpabilizando a España y Portugal de los crímenes que ellos cometían, enalteciendo a piratas, ladrones y asesinos que robaban sin ton ni son y que han quedado inmortalizados en la historia – a través de su cine propagandístico – como héroes en el imaginario colectivo. 

Actualmente, el Imperio Anglosajón se desprende de su culpa culpabilizando un montón de enemigos externos, léase terrorismos, armas de destrucción masiva, comunistas, islamistas, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Irán, inmigrantes, traficantes de drogas, antisistema, antivacunas o incluso las mal llamadas pseudoterapias.

No quiero entrar aquí a diferenciar las conquistas inglesas y españolas – aunque parece evidente que unos exterminaban a la población local que no se alineaba con sus objetivos y los otros esgrimían  la religión para alinear a la población local con sus objetivos. Hoy día, vemos el resultado, en las excolonias inglesas (EE.UU.) los indígenas fueron exterminados o aislados y en las colonias portuguesas o españolas hay una gran parte de la población mestiza.

Claro que la conquista y sometimiento de un territorio a otro es un acto típico del patriarcado, que llevamos arrastrando más de 8,000 años, y que no comenzó con “la conquista de América”. Hoy día, la conquista y explotación del 1% de la población mundial sobre el resto es un hecho, que se intenta tapar echando la culpa, en este caso, a los españoles que arrasaron la gran Tenochtitlán hace 500 años. Patético. Ver link.

José Vasconcelos, quien fuera Secretario de Educación en México y candidato a la Presidencia, veía muy clara la lucha que se desarrollaba – y desarrolla – en el continente americano entre el poder anglosajón y el poder hispano. Él lo veía como una lucha sin cuartel que a la fecha aún sigue viva.

Y claro, en el mundo de las noticias fake y de la propaganda política, todo vale con tal de tener un buen sueldo y vivir del estado. Se van tocando emociones para conseguir el voto, y qué mejor emoción que el rechazo. Así, la mayoría de las formaciones políticas esgrimen ahora el voto “a la contra”, es decir, me votas no porque te guste, sino porque no te gusta el vecino.

Así, independentistas catalanes que han dado muestras evidentes de una actitud supremacista – evitan la culpa de sus actos culpabilizando al estado español una vez y otra y otra y otra, generando mucha exclusión y dolor a cambio de un puñado de votos.

Se evita la culpa por el 3%, por el enriquecimiento de la familia Pujol, por saltarse la ley y  se culpabiliza al estado español. No me responsabilizo de lo mío y tú eres el culpable de mis pecados.Vaya globo.

El  nuevo Presidente mexicano, AMLO, se gana el aplauso de la CIA denigrando el hispanismo y abrazando al gran Imperio del Norte... Quién sabe qué culpa esté ocultando.

Recordar que el hispanismo es integrador y el anglosajonismo es excluyente, el catalanismo al parecer también. 

 “Si admitimos que en todo lo que hacemos y en todo lo que encontramos en la vidas somos movidos por otra fuerza que lo mueve todo tal como se mueve y asentimos a eso, dejamos de buscar un culpable” Bert Hellinger. Mística cotidiana.

Cuando culpabilizas a algo o a alguien estás ocultando tus propias culpas


No hay comentarios:

Publicar un comentario