martes, 19 de marzo de 2019

El patriarcado y la gestión de tribus virtuales



Quizá como un recuerdo a nuestros ancestros que vivían en tribus, es importante para nosotros ser parte de un grupo, de una comunidad o de una familia (la necesidad de afiliación de Maslow)
Esta necesidad es muy profunda, e incide en el gran tema de la Pertenencia. Necesitamos pertenecer a una familia y a una comunidad; a una tribu. 

El Marketing se aprovecha de esto. En la venta de perfumes, bebidas y coches, por ejemplo, cada producto construye su particular tribu de clientes, a los que exprime sin piedad - a veces de por vida. A cambio, el consumidor siente que Pertenece, la ansiedad cesa.
Y la política? ¿Es lo mismo que vender perfumes, bebidas y coches? Sí, y aún es más evidente.
Hace años, un empresario chino comentó que cuando comía con alguien siempre preguntaba, ¿compras o vendes? Si compras pago yo y si vendes pagas tú.
Ejércitos de políticos y oportunistas, se venden al mejor postor para convencer a los ciudadanos que les paguen un buen sueldo – y para poder mangonear debo decir. Y para conseguirlo han de crear…, exactamente, tribus.
Las chicas son chicas, y además feministas, y los chicos, además son machistas y ambas tribus han de vivir enfrentadas. ¿A quién beneficia que se divida la tribu global en chicos y chicas? Exacto, al que vive de eso.
Luego tenemos nacionalistas y no nacionalistas, españoles, vascos, catalanes, gallegos, andaluces, de izquierda y de derecha, liberales y no-liberales, católicos y no-católicos, rico y pobre, parado, empleado---. Y todo el mundo intentando meterte en una caja y diciéndote lo que tienes que votar. ¿Y a quién beneficia estas divisiones? Exacto, a los que viven de eso.
Estas tribus virtuales han de alimentarse de argumentación emocional, es más sutil que vender un BMW, hay que mezclar un poco de filosofía con un poco de religión y otro tanto de economía y de historia. Si hay muertos en la familia (Guerra Civil), entonces es más fácil.
Con las redes sociales la propaganda llega a todo su potencial: un sinfín de “Me gusta” o “Me encanta” confirma la Pertenencia a la Tribu virtual. Estar excluido es lo peor.
A quién beneficia que las distintas tribus estén separadas? EXACTO. Al que está vendiendo.
Llegando al límite de esta situación, hay quien dice que en Catalunya te sientes excluido si quieres votar según qué cosas. Además, declaran una República Virtual para encerrar los votantes en un área controlada, no sea que se vayan a escapar.   ¿Y eso a quien beneficia? Exacto, al que está vendiendo.

Lo siguiente es obvio, se justifica saltarse la ley porque es un mandato de la tribu, y ya tenemos el lío montado. El juego está ahora a la luz.
Así las cosas, recuerdo al personal que por encima de la necesidad de Afiliación o Pertenencia de Maslow está la de Auto realización. Menos creer en tribus virtuales y más en ti mismo.

Tú decides  en qué tribus te metes y si te dejas engañar con cantos de sirena para engordar la panza de alguien. Esto también es capitalismo patriarcal.
No hay descripción de la foto disponible.
Antonio Diaz Deus

No hay comentarios:

Publicar un comentario